Kay Petre, la mujer piloto que impactó en el circuito de Brooklands

Kay Petre además de ser piloto era periodista, y su gran oportunidad llegó en 1932, cuando se volvió un referente al demostrar su poder detrás de un volante de ejemplares como el Delage o el Bugatti Type 35. 

Es bastante común cometer el error de pensar que lo que pasa en la actualidad es algo completamente nuevo, pero si hablamos de mujeres piloto, tendríamos que detenernos a comentar sobre Kay Petre.

Petre fue una pionera que luchó por la igualdad de mostrar sus habilidades en la pista como piloto de carreras, y fue el circuito de Brooklands el que le dio la oportunidad de probarse.

Kay Petre además de ser piloto era periodista, y su gran oportunidad llegó en 1932, cuando se volvió un referente al demostrar su poder detrás de un volante de ejemplares como el Delage o el Bugatti Type 35.

Petre nació el 10 de mayo de 1903, en Toronto, Canadá. Hija de un abogado, pasó sus últimos días escolares en Inglaterra, pero regresó a Canadá a los veinte años. Pronto, comenzaría a sentirse atraída por el mundo del automovilismo.

Así fue como Kay Petre decidió probar suerte en el automovilismo

En un principio, el Brooklands Automobile Racing Club (BARC)  comenzó con la idea de tener en su pista a grandes marcas, pero había restricciones para que las mujeres pudieran desempeñarse tras el volante.

Al poco tiempo la asociación decidió que permitirían que las mujeres fueran pilotos, pero tenían que usar bufandas y protecciones para evitar que sus faldas las dejaran en evidencia.

En 1928 fue el año en el que oficialmente se permitió que las mujeres compitieran entre ellas; para 1932 Kay Petre decidió tomar la oportunidad de pilotar un Invicta de cuatro litros, que la dejó con una pasión por la velocidad.

Petre se haría asidua a la competición, dirigiendo a un equipo de mujeres en carreras de relevos y compitiendo contra pilotos como Elsie Wisdom, que superó el récord de velocidad de Petre, o Chris Staniland.