Ferrari California en Ginebra

Con su techo duro es tan práctico como un coupe.

Con la capota recogida el placer de conducción de multiplica.

El interior no solo es deportivo, también es muy lujoso.