Volkswagen Passat 2.0 TDI DSG R-Line

0

Fotos de la prueba del Volkswagen Passat 2.0 TDI DSG R-Line

El Passat berlina (4,77 metros de longitud) compite en el segmento D generalista con esta versión más deportiva ‘R-Line’ que se posiciona como el acabado más exclusivo de toda la gama.

La versión R-Line está basada en el acabado “Highline”, el más equipado de la gama Passat, sobre el cual se enriquece el diseño exterior e interior con unos cambios de orientación más exclusiva y deportiva.

Con este acabado “R-Line”, Volkswagen pretende captar la atención de un público más pasional del que tradicionalmente se acerca al Passat berlina.

La carrocería berlina del Volkswagen Passat ofrece una longitud de 4,77 metros, la misma que sus hermanos de gama, y añade unas llantas exclusivas y unas taloneras que refuerzan su aspecto exterior.

En el frontal una parrilla y un paragolpes exclusivos con el emblema “R-Line” mejoran la estética del Volkswagen Passat respecto al resto de versiones, que pueden resultar más anodinas

Con la contratación del paquete opcional “Safety Plus” (1.970 €), el Volkswagen Passat incluye faros bixenón, luces diurnas y traseras de LED, o la regulación automática del haz de luz para evita deslumbramientos frontales.

Con el acabado R-Line, el diseño de la trasera del Passat está más logrado gracias a la inclusión de un pequeño alerón sobre la tapa del maletero, las molduras cromadas, y el difusor en negro brillante.

El chasis deportivo (suspensión rebajada en 15 mm) que monta de serie Passat R-Line, junto a los neumáticos opcionales 235/40 R18, aseguran un agarre y un aplomo superior, sin restar confort de rodadura.

En términos generales, el Volkswagen Passat R-Line ofrece un comportamiento mejorado, con una dirección que ofrece un puntito más de dureza a altas velocidades, dando la sensación que todo está bajo control.

Por dentro, este Passat R-Line incorpora elementos que incrementan la sensación “Racing”, como la aplicación de titanio que recorre horizontalmente todo el salpicadero.

Por supuesto, no faltan los detalles R-Line, como la moldura cromada en la parte baja de un volante deportivo, con la parte baja achatada y un aro más grueso.

Los asientos deportivos “Kyalami” con la “R” en los reposacabezas conforman otro equipamiento específico para esta versión R-Line del Volkswagen Passat.

El Passat berlina ofrece un interior espacioso, sobre todo en las plazas traseras, donde dos adultos de talla grande viajarán sin problemas, y tambien en un maletero de cofre profundo y formas regulares que cubica 565 litros.

El Passat R-Line monta el motor turbodiésel de 2.0 litros y 177 cv, que, asociado al cambio automático DSG de seis velocidades y a la tecnología Bluemotion con Start/Stop, asegura un consumo de 5,2 l/100 km con una respuesta de aceleración muy notable (8,4 segundos de 0 a 100 km/h) y unos cruceros sostenidos que pueden ser muy altos (de hasta 223 km/h).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.