Radar antichoques se empleó desde 1959 con el Cadillac Cyclone

Así es, este Cadillac Cyclone de la década de los 50s ya tenía un sistema un tanto rupestre basado en un radar que hacía que el auto frenara por si solo. 

Hay creaciones que simplemente están adelantadas en su tiempo, la muestra más precisa es la de este Cadillac Cyclone de 1959.

¿La razón? Muy simple, y es que este automóvil del siglo pasado ya había considerado entre sus funciones la de implementar un sistema antichoques.

Así es, este Cadillac Cyclone de la década de los 50s ya tenía un sistema un tanto rupestre basado en un radar que hacía que el auto frenara por si solo.

El primer ejemplar de este auto futurista basado en el sistema de aviación contaba con un sistema antichoques, lo que lo hacía una pieza única en su tipo.

 

Así es como funcionaba el sistema antichoques del Cadillac Cyclone

En la época en la que se creó este automóvil estaba en auge el diseño de vehículos mucho más modernos considerando los avances tecnológicos, la llegada del hombre a la luna y el diseño futurista.

Este Cadillac Cyclone se caracterizó por tener un cockpit en su cúpula a manera de homenaje a las naves de la época, se podía esconder en el maletero para convertirlo en un cabrio.

Las puertas se deslizan hacia atrás, mientras que todo el diseño del coche parece estar unido y definido por los laterales que no son más que una representación de dos motores a reacción con sus correspondientes alerones verticales.

Su motor era un V8 de 390 ci y 325 CV, contaba con suspensiones independientes y una carrocería que lucía un estilo aeronáutico fuera de serie.
Los conos con los que contaba el Cadillac Cyclone funcionaban como radares para detectar obstáculos en la carretera, y estas lanzaban un testigo para que el conductor lograra frenar a tiempo.