El Jeep Wrangler Rubicon 1941 que deslumbra por su potencia en la pista

Esta edición del Salón de Ginebra ha dejado grandes experiencias, una de ellas es la pieza que se presentó, hermana de la Renegade y Compass: la Jeep Wrangler Rubicon 1941

Se trata de un vehículo con más de 20 componentes en accesorios Mopar que desafía los convencionalismos de las todoterreno.

El nombre de este auto se debe al año de estreno del primer Jeep Willys, por lo que no hubo mejor homenaje que llamarle Jeep Wrangler Rubicon 1941.

Este Rubicon 1941 estará disponible a partir de verano con todas las versiones 2.2 diésel del Wrangler y también en los acabados Sport y Sahara.

Contará con gráficos 1941 de color negro en el capó y las puertas; también tiene accesorios la parrilla de siete ranuras, las luces auxiliares, las carcasas de los retrovisores pintadas en color negro mate.

La pintura de carrocería amarillo Hella Yella o elementos interiores como el protector solar de malla negra o asideros delanteros.

Hasta el momento se tienen contempladas dos versiones: el 2.2 Multijet II turbodiésel de 200 CV y 450 Nm, y un motor 2.0 litros gasolina de cuatro cilindros, que desarrolla 272 CV y un par máximo de 400 Nm. Ambos están disponibles con la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades.