Opel Corsa 1.4 GLP

Además de los motores tradicionales diésel y gasolina, la quinta generación del Corsa (fabricada en Figueruelas, Zaragoza) contará con una tercera vía de alimentación: el GLP. Como ya bien sabréis se trata de un gas líquido extraído a partir del petróleo que tiene como principal ventaja que es mucho más limpio a la hora de quemarse y realizar la combustión dentro del cilindro. Los otros puntos favorables son su bajo coste de adquisición (actualmente en España cuesta 0,73 euros/litro) y su coste de utilización al contar con dos depósitos uno para gasolina (más pequeño que en los Corsa normales) y un segundo para GLP.
El Corsa 1.4 GLP está basado en el motor gasolina de 1.400 centímetros cúbicos y cuatro cilindros con tecnología ecoFLEX, desarrolla 90 CV de potencia máxima y se combina con una transmisión manual de cinco velocidades. El consumo declarado utilizando tanto la gasolina como el GLP es de 6,9 l/100 km (equivalente a unas emisiones de CO2 113 g/km), un 13% menos que el Corsa 1.4 90 CV gasolina y casi el doble que el Corsa 1.3 diésel de 75 CV (3,7 l/100 km).Consume 6,9 l/100 km
Sin embargo, frente al Corsa diésel, esta versión GLP tiene un precio de venta casi 2.000 euros más asequible: 11.900 en venta con promociones incluidas y las emisiones de los temidos óxidos de nitrógeno (el nuevo caballo de batalla de la Unión Europea) llegan a ser hasta un 80% inferior.La principal ventaja respecto al diésel, además de su menor precio, es que el GLP reduce en un 80% el temido NOx
A los sentidos del conductor, el nuevo Corsa GLP funciona como otro Corsa más. Con el sistema bifuel instalado de fábrica, el conductor únicamente puede intervenir cambiando el funcionamiento entre gasolina y GLP pulsando un botón. El tránsito entre un combustible y otro es por lo general imperceptible, aunque con GLP el vehículo pueda perder algo de respuesta y prestaciones (Opel no dice nada al respecto en su comunicado). Este módulo de control está coordinado con el ordenador de a bordo, donde se pueden ver la autonomía total (hasta 1.200 kilómetros con ambos depósitos llenos) y el gasto, por separado o junto, de los dos combustibles. Por último, el depósito de gas va situado en el lugar de la rueda de repuesto, sin perjudicar a la capacidad de carga total (que se mantiene en 1.120 litros) y bajo la tapa del depósito convencional se sitúa una segunda boquilla, más pequeña y al lado de la de gasolina, para cargar al Corsa con GLP (en España hay 400 estaciones de servicio con GLP).